#BlackLivesMatter presenta una nueva tarjeta de débito Visa y revive los viejos mitos tóxicos del capitalismo negro

Bruce A. Dixon

Traducción de Martín Godoy

BLM-visa01-845

Los viejos mitos de que los afroamericanos somos pobres porque no gastamos sabiamente, invertimos o ahorramos lo suficiente han sido demolidos muchas veces. El desempleo y la pobreza de los negros son características centrales del capitalismo estadounidense y no pueden ser curados por la banca negra o las compras con empresas negras. Entonces, ¿por qué #BlackLivesMatter se ha asociado con banqueros negros para introducir una tarjeta de débito en una campaña que impulsa la falsa economía del capitalismo negro?

#BlackLivesMatter presenta una nueva tarjeta de débito Visa y revive los viejos mitos tóxicos del capitalismo negro

por el editor en jefe de BAR Bruce A. Dixon

Hay una caja de mitos odiosos y desacreditados que sostienen que los afroamericanos tenemos menos riqueza y mayores índices de pobreza, desempleo y otros indicadores sociales negativos porque no ahorramos e invertimos como otras personas, porque no gastamos nuestro dinero en negocios negros, y simplemente no administramos adecuadamente nuestra riqueza colectiva. Sencillamente, estas proposiciones son una falsa economía, derrotada y refutada muchas veces pero que aún camina entre nosotros. Ahora estos mitos vergonzosos han sido abrazados por partes del movimiento #BlackLivesMatter.

Durante el Mes de la Historia Negra de este año, la gente de #BlackLivesMatter presentó, en asociación con OneUnited Bank, su tarjeta de débito oficial #BlackLivesMatter, que presenta el sorprendente retrato de “Amir”, un niño africano flanqueado por las imágenes icónicas de los olímpicos de 1968 Tommie John y John Carlos con los puños en alto. Seguido de una pequeña tormenta de comunicados de prensa, historias y declaraciones, algunas acompañadas por el hashtag #BlackMoneyMatters, se redoblan una y otra vez en el pernicioso disparate de que los bancos negros y la captación del poder adquisitivo de los negros son soluciones a las dificultades económicas de las familias y comunidades negras.

El Dr. Jared Ball de la Universidad del Estado de Morgan, un antiguo colaborador nuestro en Black Agenda Report y un prolífico erudito cuyo trabajo actual se puede encontrar en imixwhatilike.org, ha hecho más que nadie para documentar y explicar la economía falsa del “poder adquisitivo negro” y artilugios similares. Ball escribió un largo y reflexivo post en Facebook esta mañana con la noticia de que #BlackLivesMatter está aprovechando su marca para esta tarjeta Visa y afirmando que todo se trata del empoderamiento económico de los negros.

Así es como el Dr. Ball comienza la deconstrucción de este mito difícil de derribar en imixwhatilike.org…

  1. “El “poder adquisitivo” es una frase de marketing que se refiere únicamente al “poder” de los consumidores para comprar lo que son bienes estrictamente disponibles y, como admite su propio informe, no tiene nada que ver con los ingresos o la riqueza, que son los auténticos indicadores de la condición económica. “El “poder” aquí no tiene nada que ver con la fuerza económica real. Casi todos los informes/historias relacionados con estos números se refieren a investigaciones erróneas, engañosas y malinterpretadas del Centro Selig para el Crecimiento Económico en el Terry College of Business ubicado en el Bank of America Financial Center en Athens, GA.
  2. La afirmación de que la América africana tiene aproximadamente un billón de dólares en “poder adquisitivo” es un mito totalmente falso, como los unicornios, la democracia o la libertad. Como se explica en detalle más adelante, la cifra es fraudulenta, derivada a su vez de encuestas igualmente fraudulentas, datos sociológicos absurdamente interpretados y -en el mejor de los casos- datos malinterpretados sobre el gasto, que en su mayoría ignoran los datos mucho más sólidos sobre riqueza e ingresos.
  3. El mito del “poder adquisitivo” pretende negar la realidad de la desigualdad económica estructural, intencionada y necesaria para mantener la sociedad tal como es, que beneficia a un número cada vez menor de personas. Para hacer esto, el mito funciona para culpar falsamente a los pobres por ser pobres. La pobreza, alienta el mito, es el resultado de que los pobres tienen poca o ninguna “alfabetización financiera”, o como resultado de sus malos hábitos de gasto, cuando en realidad la pobreza es un resultado intencionado de un sistema económico y social.

Todo el ensayo de Ball, titulado “El mito del poder adquisitivo negro” no sólo vale la pena leerlo en su totalidad, sino que es un recurso sobre el tema que se mantiene y se actualiza con frecuencia. Entre otras cosas, el Dr. Ball revela que la frase “poder adquisitivo negro” se originó como el eslogan de los vendedores del mercado negro una generación atrás, que querían convencer a los clientes de que tenían un candado en el mercado negro. Ball señala que en el mundo real la población negra de Estados Unidos gasta el 44% de sus ingresos sólo en alquiler. Cuando se añaden los servicios públicos, el transporte, los alimentos, la ropa, las deudas de los estudiantes y los consumidores, casi no queda nada por invertir.

Ser condescendientes con los bancos negros y otros negocios simplemente no crearán las míticas entidades de propiedad de negros que de alguna manera contratarán a millones de trabajadores negros que ahora están desempleados para que fabriquen los autos, computadoras, teléfonos celulares, combustible, electricidad, ropa, la salud y otros servicios y bienes hechos por otra persona que ahora consumen los afroamericanos. Nadie ha boicoteado y comprado su camino hacia la libertad. Los demagogos perezosos que pregonan esta tontería nunca explican cómo este “poder de compra” puede ser de alguna manera redirigido inteligentemente de los servicios públicos, el transporte, el alquiler y todo eso a las arcas de alguna entidad que “reinvertirá” en las comunidades negras, porque simplemente no pueden.

El capitalismo negro tampoco curará el desempleo negro. Karl Marx escribió hace 170 años que las economías capitalistas siempre requieren una gran reserva de trabajadores desempleados para reducir los salarios de los que trabajan actualmente. Eso no ha cambiado. Así que el desempleo negro no es un error en el capitalismo, es una característica central. Tampoco hay nada en el fantástico universo capitalista negro que impida el aburguesamiento de las comunidades negras y morenas, porque bajo este sistema económico el único valor que un barrio estable pobre u obrero posee es el valor que se podría obtener invirtiéndolo, expulsando a los residentes actuales y trayendo hoteles, estadios y habitantes más ricos, generalmente blancos. Esta característica particular del capitalismo explica por qué la clase política negra nunca ha sido capaz de ofrecer un modelo alternativo de desarrollo económico urbano a sus electores de ingresos bajos y moderados. Los defensores del capitalismo negro quieren que vivamos en un mundo de fantasía que define el esfuerzo colectivo como comprar negro y usar la tarjeta de débito #BlackLivesMatter en OneUnited Bank.

¿Cómo sería el esfuerzo económico colectivo negro en el mundo real?

Siempre nos hemos preguntado aquí en Black Agenda Report por qué ninguno de los defensores pro-capitalistas del esfuerzo económico colectivo de los negros se ha enterado de que las cooperativas agrícolas negras de la Federación Para las Cooperativas del Sur han existido por 50 años, el trabajo pionero más reciente de Cooperation Jackson en Jackson Mississippi o discutir los porqués y los cómo de los negocios cooperativos de propiedad de los trabajadores. Una omisión aún mayor que habla claramente de los prejuicios de clase y de género de aquellos que pregonan los remedios capitalistas negros como soluciones a la grave situación económica de la América negra es que no mencionan nunca a los sindicatos, casi los únicos motores reales que se han inventado para el empoderamiento económico colectivo en el mundo.

La parte del liderazgo de #BlackLivesMatter que promueve estos falsos instrumentos económicos en lugar de las acciones colectivas del mundo real como las cooperativas y los sindicatos sólo puede avanzar de esta manera porque no rinden cuentas a nadie más que a sí mismos y a sus financiadores.  ¿Quiénes son estos financiadores?  Una página web que parece haber sido retirada del sitio web de la Borealis Philanthropy explicó que Borealis, en cooperación con la Fundación Ford y otros financistas, tiene como objetivo recaudar 100 millones de dólares para capacitar a la próxima generación de líderes de #BlackLivesMatter. A diferencia del uno por ciento que firma cheques, las decenas de miles de activistas de base que ondean la pancarta de #BlackLivesMatter en todo el país no poseen una forma estructural de someter a los líderes nacionales de BLM a su voluntad, o incluso de expresar esa voluntad.

El aparato BLM no está hecho para eso. Pero funciona muy bien para revivir los viejos y desacreditados mitos del capitalismo negro, cuentos que culpan a los negros pobres de la pobreza y nos dicen que podemos y debemos ahorrar y comprar nuestro camino hacia la libertad.


Bruce A. Dixon es editor en jefe de Black Agenda Report y miembro del comité estatal del Partido Verde de Georgia. Vive y trabaja cerca de Marietta GA. Fue militante del Partido Pantera Negra para la Autodefensa en los años ’70.

Artículo original en Black Agenda Report: “#BlackLivesMatter Introduces a New Visa Debit Card, and Revives the Toxic Old Myths of Black Capitalism“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s